Make your own free website on Tripod.com
No me mueve, mi Dios
Conclusiones

            El autor ha tomado un tema excelso por tradición, el hecho de la crucifixión de Jesús, es la base de la religión cristiana. Es fundamento de la creencia de millones y millones de seres humanos en todo el planeta, y que aún así, es un hecho que hay que creer basándose únicamente en la fe. A pesar de que la Biblia describe todos estos sucesos, no deja de ser un factor de fe, el que al final de cuentas, nos haga partícipes de estos eventos.

 

          La obra de Fray Miguel de Guevara, es una obra de redención, en la cual el autor da a conocer al lector los motivos que lo hacen amar a Jesús crucificado, describe el gran sacrificio que hizo Jesús por nosotros. Las torturas crueles y despiadadas de las que fue objeto, y como, a pesar de todo lo que sufrió, nos ofrece la salvación de nuestras almas por medio de su amor, aunque también, nos menciona el infierno, en caso de que no seamos buenos seres humanos. El autor nos indica como es Jesús mismo, su motivador, es pues, el motivo mayor del autor, el que Jesús haya aceptado su dolor, a cambio de la salvación de los hombres. El autor describe también como fue lastimado en su cuerpo Jesús, como fue afrentado y asesinado. Todo este dolor y sufrimiento es lo que hace al autor sentirse conmovido por la propia persona de Jesús. Al grado de asegurar que no le importaría si existiese cielo o infierno, igual se sentiría motivado con el amor y la demostración de amor que hizo Jesús, por nosotros.

 

             No son pocas las obras que varios poetas han dedicado Jesús, se ven trabajos como "El señor es mi fuerza", y "El señor es nuestro rey". Ambas son reflejo del sentimiento de amor que nos profesa Jesús Cristo rey. Mencionan como el señor ha salido avante para darnos esperanza y fe.

 

             El tema de la crucificción de Jesús ha sido retomado con el advenimiento de la película "La Pasión de Cristo". La película tiene como tema principal el juicio y viacrucis que Jesús vivió. Es impresionable la manera que los productores nos hacen sentir el dolor, el tormento del que fue objeto Jesús; es una impresión contrastante de cuando observamos un crucifijo, generalmente de marmol reluciente y brillando de limpio. Muy diferente debió ser cómo el cuerpo de Jesús murió en la cruz. Las preguntas que nos quedan por hacer serían; Valió la pena el sufrimiento de Jesús?. En realidad los seres humanos han sido salvados por este autosacrificio máximo de Jesús?.

 

           Sin duda son preguntas de fé, cuyas respuestas no están al alcance de nuestras mortales manos. Sin embargo, es un gran alivio para el ser humano saber que hay esperanza, que hay un ser que nos escucha y de alguna manera, no nos deja solos a pesar de todo lo que nos pase en la vida.